Y se fue otro año más.

Otro año con el control cambiario que, en el fondo, trae más beneficio al especulador que al país.

Otro año más en el que hubo cientos de promesas por cumplir.

Otro año más con cantidad de sinsabores

No obstante, aun quedan esperanzas, aun qiedan motivos por los cuales luchar.

Donde quieran que estén, un abrazo de solidaridad, de esperanza, de paz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.